17 nombres de demonios y su significado



Los demonios son seres que representan el mal, los vicios y defectos que posee la humanidad, por lo que es posible encontrarse con una variedad de estos en las diferentes culturas y tradiciones alrededor del mundo.

Algunos de los nombres de demonios más conocidos son Belcebú, Paimon, Belfegor, Leviatán, Lilith, Asmodeo o Lucifer.

La demonología es la rama de la teología encargada de estudiar y clasificar a los demonios, principalmente aquellos de origen cristiano, por lo que ha permitido la comprensión de estos seres a través de la historia.

Lista de nombres de demonios

Behemoth

También llamado Bégimo o Bahamut, es una bestia que aparece en la Biblia, cuya representación es una figura imponente y de gran tamaño. Podría tratarse de un animal similar a un hipopótamo, elefante, cocodrilo o dinosaurio.

Durante la Edad Media, Behemoth fue definido como uno de los demonios más poderosos del Infierno. Debido a la descripción de su gran tamaño, se considera que es la representación de la presencia del mal en la creación.

Lucifer o Satanás

La caída de Lucifer, ilustración de Gustave Doré para El paraíso perdido de John Milton.

Según la Biblia, Lucifer era el ángel más bello y poderoso del cielo, al punto de que también gozaba del favor y la estima de Dios. Sin embargo, al rebelarse a este, tanto él como otros ángeles fueron vencidos por el Arcángel Miguel, por lo que fueron exiliados al infierno.

Lucifer es el líder y señor de los demonios, es la representación del mal, y puede mutar y transformarse en diferentes entidades.

Otros nombres que recibe y que también son ampliamente conocidos en la historison el ángel caído, Luzbel o Satanás.

Belia

Es un demonio que recibe diferentes nombres, como Belhor, Baalial, Beliar, Beliall y Beliel. Se le conoce como “el señor de la corrupción, del orgullo y la arrogancia”, por lo que además es considerado como uno de los príncipes demonios del infierno.

En la Biblia, Belial era un término que se usaba como sinónimo de Satanás. No obstante, con el paso del tiempo pasó a ser una identidad aparte y complementaria de otros demonios como Lucifer, Leviatán y Lilith.

Belcebú

Belcebú o Beelzebub, derivado de Baal Zebub, “el señor de las moscas” o “amo del infierno”, hace referencia a uno de los demonios más antiguos y poderosos, al punto de ser representado como uno de los siete príncipes del infierno.

Su influencia es tal que el propio Satanás lo denominó como “el amo de la inmundicia”, por lo que se le asoció directamente con el pecado capital de la gula.

Durante la Inquisición, se determinó que Belcebú era el maestro de ceremonias de las reuniones de las brujas, y quien se encargaba de impartir la eucaristía en las llamadas misas negras.

Belfegor

Inicialmente, Belfegor era un demonio asociado a la lujuria y al libertinaje. Poco después, con los estudios de demonología, se determinó que entre sus propósitos estaba tentar a la gente por medio de la pereza.

Asimismo, los escritos indican que Belfegor ayuda a las personas a hacer descubrimientos o inventos ingeniosos, por medio de promesas de prosperidad económica.

A nivel gráfico, el demonio es representado como un ente de gran altura, nariz larga, cola, barba larga y con cara de viejo, usualmente reposando sobre sus pies de dedos largos y puntiagudos, o sentado en una letrina.

Paimon

Demonio que forma parte de la Orden de los Dominios y que tiene bajo su cargo a varias legiones de demonios, siempre a la disposición y a las órdenes de Lucifer.

Según estudios en demonología, Paimon es un dios que puede ser invocado con el fin de responder las preguntas que se desee o para impartir conocimientos en ciencias, artes y filosofía, siempre y cuando se le ofrezca un sacrificio. Otros poderes asociados a esta entidad son la resucitación de los muertos, visiones y la invocación de otros espíritus.

Por otro lado, es representado con un rostro afeminado, luciendo una corona exquisitamente decorada y montado sobre un dromedario.

Agares

Demonio de aspecto de hombre viejo y montado sobre un cocodrilo, tiene a su cargo a 30 legiones de demonios que pertenecen a la orden de las virtudes. Agares se caracteriza además por sus poderes, entre los que se encuentran causar terremotos, enseñar otros tipos de lengua, y hallar el placer en acciones inmorales e impuras.

Mammón

Llamado también como “El hijo del demonio”, se caracteriza principalmente por ser la representación de la avaricia, el materialismo y la codicia. Se dice que es indiferente entre la brecha entre ricos y pobres, por lo que es adorado por todos aquellos que sienten debilidad y obsesión por las riquezas.

Según la Biblia, Mammón es una especie de dios del dinero, capaz de debilitar la voluntad de los hombres debido a la avaricia que puede generar en sus deseos.

Leviatán

Se trata de un demonio acuático, de aspecto de serpiente grande o de dragón, que vive en las profundidades del mar al acecho de los hombres y de los débiles de espíritu. Junto a Behemoth, son los monstruos antiguos de gran tamaño y aspecto intimidante.

Cabe mencionar que a pesar de que Leviatán es uno de los príncipes del infierno, para algunos autores esta entidad es otra de las representaciones físicas en las que se puede transformar el mismo Satanás.

Lilith

Según el folclore judío, Lilith es el nombre de la primera esposa de Adán. Al irse de allí, logró convertirse en la amante de Satanás, así como de otros demonios.

Posteriormente, Lilith pasaría a convertirse en un demonio con el poder de raptar niños, y también capaz de convertirse en un súcubo para seducir a los hombres.

Generalmente se representa en forma de mujer muy hermosa, cabello rojizo o rubio largo, con un gran poder de seducción.

Astaroth

Es uno de los grandes duques del Infierno, representado como un hombre desnudo, con pies y manos de dragón, grandes alas con plumas, y una corona sobre su cabeza. Asimismo, en una de sus manos sostiene una serpiente y su cuerpo descansa sobre el lomo de un perro o lobo.

Entre sus poderes está incitar la vanidad, conducir a los hombres al descubrimiento de tesoros escondidos, el dominio de múltiples lenguas, y además cuenta con la capacidad de alterar y manipular las líneas del destino de cualquier ser, sea divino o humano.

Por otro lado, para algunos autores, Astaroth forma parte de la llamada “Trinidad infernal”, la cual está integrada también por Lucifer y Belcebú.

Amón

Es otro de los marqueses poderosos del infierno, cuyos poder principal es relatar situaciones del pasado y del futuro, así como mantener la ira y el descontento entre los seres humanos. Es por ello que también se conoce como “el demonio de la ira”.

Las representaciones de Amón son muy variadas. En algunas es un hombre con rostro de búho y dientes de perro, mientras que en otras aparece como un hombre que posee cabeza de lobo y cola de serpiente, pero siempre con una expresión de desdén y odio.

Cabe destacar que para algunos autores, Amón y Mammón son el mismo demonio, aunque parece haber consenso en que el segundo puede ser una variación del dios egipcio del mismo nombre.

Asmodeo

Se trata de un demonio conocido en diferentes culturas y civilizaciones, por lo que es posible encontrarse con una variedad importante de nombres y poderes. Pero, principalmente, se considera a Asmodeo como el responsable del deseo sexual, la lujuria y la lascivia.

Su figura no solo es relatada en las Santas Escrituras en el pasaje de Sarah y de Tobías, sino que también es referenciado en “La divina comedia” de Alighieri como el responsable de torturar las almas de los hombres en el segundo círculo del infierno.

Sidragaso

Conocido también como Bitru o Sytry, es un demonio que ocupa un ducado en el infierno y comanda a una legión de íncubos. En cuanto a su aspecto físico, Sidragaso posee rostro de leopardo, torso de hombre, patas de macho cabrío y alas de grifo.

Su figura está relacionada con el despertar del apetito sexual de las mujeres a través de su galantería, de manera que es capaz de convencer a sus víctimas para que hagan lo que a él le plazca. Además, incita los placeres sexuales entre diferentes sexos o del mismo.

Según El 9diccionario infernal de Collin de Plancy, Sidragaso también tiene la capacidad de transformarse en un humano atractivo y sensual.

Diablo

Es el nombre más común para referirse al demonio. Posiblemente el origen del nombre es griego (Diabolos), que viene a significar «calumniador» o «acosador». Para la Biblia se trata de uno de los ángeles del Creador que cayó en la maldad.

Jaldabaoth

Uno de los hijos de Dios, el cual se convirtió en ángel caído debido a su envidia hacia el ser humano. Algunas tradiciones culturales lo consideran el mayor enemigo del Creador, así como el más poderoso ser maligno.

Samael

Existen ciertas discrepancias sobre si Samael es un ángel caido o no. Para aquellos estudiosos que si lo creen refutan que el significado de su nombre es «veneno de Dios» y que se rebeló contra el todopoderoso, siendo un regente del mal.